martes, 8 de julio de 2014

La última carta de María Antonieta

Esta carta hermosa(y larga) la escribio María Antonieta a su cuñada Madame Isabel, hermana del rey...

 "Es a usted, hermana mía, 
que yo escribo por la última vez. 
Acabo de ser condenada, no exactamente 
a una muerte honrosa, 
si no a la de los criminales, 
pero tengo el consuelo de que voy a reunirme con vuestro hermano, inocente como él,
 yo espero mostrar la misma firmeza que él en sus últimos momentos. 
Estoy tranquila porque la conciencia 
no tiene nada que reprocharnos, 
tengo un profundo dolor por abandonar
 a mis pobres hijos,
 usted sabe que yo no vivo más que para ellos, y usted, mi buena y tierna hermana, usted que por su amistad ha sacrificado todo por estar con nosotros, en qué posición la dejo!
Me enteré por los alegatos mismos del proceso que mi hija ha sido separada de usted,
 ¡Dios Mío! 
A la pobre niña no me atrevo a escribirle, ella no recibiría mi carta, ni siquiera sé si esta le llegará a usted, 
reciba por medio de ésta, para ellos dos 
mi bendición. 
Espero que un día, 
ya que ellos sean grandes,
 se podrán reunir con usted, y recibir por entero las atenciones de ellos, 
que ellos piensen en mí 
y que no deje yo de inspirarles, 
que los principios y el cumplimiento exacto de sus deberes sean 
la base fundamental de su vida,
 que su amistad y su confianza mutua,
 les sean venturosos, que mi hija sienta que por su edad que tiene, debe ayudar siempre a su hermano por medio de los consejos que la experiencia le habrá dado a ella más que a él y que la amistad entre ambos lo puedan inspirar, que mi hijo a su vez,
 le brinde a su hermana todas las atenciones, los servicios que la amistad pueda inspirar, que ellos sientan que,
 en cualquier posición en la que 
se puedan encontrar, 
les será verdaderamente de buenaventura,
 que por su unión ellos tomen ejemplo de la nuestra y también de nuestras desgracias, nuestra amistad nos ha dado consuelo, 
y en la alegría nos ha traído 
doblemente felicidad cuando uno puede encontrar un amigo y 
¿Dónde se pueden encontrar los mejores y lo más queridos que dentro de su propia familia? Que mi hijo no olvide jamás las últimas palabras de su padre, que yo le repito expresamente: “Que no busque jamás vengar nuestra muerte”...
  Me queda confiarle a usted mis últimos pensamientos... Muero dentro de la Religión Católica, Apostólica y Romana, en la religión de mis padres, en la cual fui educada y que siempre he practicado, no teniendo ningún consuelo espiritual, ni siquiera he buscado si hay aquí sacerdotes de esta religión, a los otros sacerdotes (constitucionales) si hay, no les diré mucho. Pido sinceramente perdón a Dios por todas las faltas que yo haya cometido en mi vida. Espero que en su bondad Él tendrá a bien recibir mis últimos votos, ya que los hago después de mucho tiempo para que Él reciba mi alma en Su misericordia y Su bondad.
 Pido perdón a todos aquellos
 que conozco,
 a usted, hermana mía, en particular, por todas las penas que, sin querer, le haya podido causar, perdono a todos mis enemigos el mal que me han hecho.
 Aquí, digo adiós a mis tías y a todos mis hermanos y hermanas, a mis amigos, la idea de estar separada para siempre y sus penas son uno de los más grandes dolores que les doy al morir, que ellos sepan, al menos, que justo hasta mi último momento yo pensaré en ellos. Adiós, dulce y tierna hermana, espero que esta carta llegue a sus manos! Piense siempre en mí, la abrazo con todo mi corazón al igual que a mis pobres y amados hijos, ¡Dios Mío! Que doloroso es dejarlos para siempre. ¡Adiós, Adiós! 
Me voy para ocuparme de mis deberes espirituales, pues como no soy dueña de mis acciones, me acompañará un sacerdote (constitucional) pero yo protesto aquí que no le diré una sola palabra y que lo trataré como a un absoluto extraño”





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...